Los códigos QR no son un adorno

La de la foto de arriba es la fachada de un restaurante del centro de sevilla. Como recientemente ha cambiado de dueños, lo han reformado y le han hecho un cambio de imagen superchic en el que no podía faltar un código QR. El problema está es que si nos fijamos en el QR, quien lo ha hecho ha cometido dos errores que lo hacen completamente inútil: El código está situado a unos tres metros del suelo so que hace que sea imposible capturarlo con la cámara de un móvil Al tener la marquesina el fondo oscuro, el texto...